En el 450º aniversario del Colegio de La Asunción de Córdoba

A Continuación reproducimos el artículo del ex-profesor José Cobos Ruiz de Arana en el Diario Córdoba, sobre la historia de nuestro centro:

«Adentrarse en la fecunda historia del Real Colegio de la Asunción, cuyo legado comparten hoy los Institutos Lucio Anneo Séneca y Luis de Góngora de Córdoba, es labor que excede a un artículo como este. No quisiera, sin embargo, perder la oportunidad de dejar aquí algún breve apunte sobre dicha institución, a fin de que el lector conozca lo que significó, junto a sus legatarios, en la historia de la provincia. En el 150 aniversario de la conmemoración del nacimiento del Instituto Provincial, Diario CÓRDOBA ya designó a ambos centros Cordobeses del Año, en un 1997 pleno de actividades en algunas de las cuales tuve el honor de formar parte.

Sabemos que en 1569, mediada la centuria, funcionaba en Córdoba una nueva institución educativa, aunque formalmente no fuera reconocida como tal hasta el día de la Asunción del año 1577 por bula del Papa Gregorio XIII. Don Pedro López de Alba, médico del emperador Carlos, y también del Rey Prudente, con la ayuda del Padre Juan de Ávila, formalizaba su constitución con la finalidad de formar a estudiantes con pocos recursos y que algún día estuvieran dispuestos a recibir las Órdenes Sagradas. Su ubicación vino condicionada en parte por la cercanía del nuevo internado con otra institución docente de la Compañía de Jesús. Sabemos que ya en 1584 el Colegio de la Asunción había sido declarado como Seminario, con inmunidad civil y exenta, por tanto, de la jurisdicción ordinaria. Pocos años después, pasaría a estar dirigido por los jesuitas, quienes durante años lo regentaron en lo espiritual, académico y económico. En aquella época sus estudiantes acudían a recibir enseñanza al Colegio de Santa Catalina, el cual gozaba de un gran predicamento entre los cordobeses de la época. Tras la expulsión de los hijos de san Ignacio de Loyola en 1767, la nueva institución docente, como Patronato Real, pasó a depender de la Corona, siendo entonces reconocida como Real Colegio de Teólogos de Nuestra Señora de la Asunción de Córdoba. Después, en 1825, sería Colegio de Humanidades y más tarde, en virtud del nuevo Plan Pidal de Instrucción Pública, Instituto Provincial de Segunda Enseñanza. Desde entonces, ya se consideró al Colegio como tal, si bien no lo fuera formalmente hasta dos años después, por una Real Orden de Isabel II, de 29 de abril de 1847, que determinaba situar en el Real Colegio de la Asunción al nuevo Instituto Provincial de Córdoba, un centro que pasaría a ser reconocido como Nacional en 1887, y como General y Técnico en 1905, y que durante el siglo XX sufriría numerosas transformaciones, con el traslado de una parte del mismo a comienzos de los pasados años sesenta, hasta constituir lo que hoy son los dos nuevos centros que con orgullo asumen la historia de aquella otra prestigiosa institución, de la que precisamente ahora celebramos su 450 aniversario.

Un rico patrimonio

Una ocasión única para que, quien así lo desee, se acerque a conocer la capilla del Góngora, una joya del Barroco cordobés, con su espléndido retablo y la imagen de la Asunción que lo preside, del escultor Pedro Duque Cornejo, así como el Planisferio Celeste, realizado en 1905 por el catedrático don Francisco García Hidalgo y que hoy se encuentra en el aula de Música. De igual manera, la excepcional biblioteca y el archivo que, junto a otros bienes de aquella vieja institución, el Instituto Séneca custodia desde la época de quien fuera su director, en los pasados años sesenta: don Rogelio Fortea; allí se guarda la memoria del Colegio y parte de la historia común de ambos institutos hasta que se produjo su separación, y que hoy, con sus nuevas denominaciones de más de tres cuartos de siglo, caminan juntos en busca de otra centuria gloriosa en la educación cordobesa. Del mismo modo, podrán visitar el patrimonio mueble e inmueble, cuya custodia ostenta hoy la Universidad de Córdoba, en el nuevo Rectorado y en el edificio Pedro López de Alba, sede última del Colegio e internado del Instituto. Podríamos hablar de esta otra historia y de la problemática suscitada en 2002 acerca de su propiedad y de lo injustas que fueron entonces con los legatarios algunas autoridades y administraciones; no quisiera, sin embargo, polemizar de nuevo sobre la responsabilidad de los implicados. Hemerotecas y archivos hay, y Clío en su momento juzgará los hechos.

En el mes de abril pasado, el IES Góngora ya dedicó su 34 Semana Musical al 450 aniversario, con el Cuarteto Elek, el Coro Martín Codax, la Orquesta de Plectro de Córdoba, la Capella Cordubensis y la Orquesta del Conservatorio Superior de Música. Para el curso que ahora se ha iniciado, los institutos Séneca y Góngora desarrollarán igualmente, junto a otras instituciones y entidades, un amplio programa en el que no faltarán conferencias, conciertos, premios literarios, etcétera, todo enfocado a ese referente ineludible del mundo educativo que es el Colegio de la Asunción.»

Artículo íntegro en el Diario Córdoba